Opinión - Cobrar por ser Dungeon Master

Pocas veces me lanzo a hacer un artículo de opinión, ya que suelo hablar mucho por Twitter y allí ya entro en todo tipo de debates, pero a veces creo que algunos temas requieren de algo más que los pocos centenares de caracteres que permite esa red social. Por un lado, me arriesgo a llegar un poco más tarde a la conversación pero, por otro, puedo ser mucho más conciso y desarrollar las ideas que tengo en la cabeza de forma algo más ordenada y tranquila, sin tener que preocuparme de escribirlo a toda velocidad.

Opinión - Cobrar por ser Dungeon Master

El tema de los Dungeon Master profesionales lleva bastante tiempo circulando por ahí y, cada vez que lo hace, salta la polémica. Para mi estupor, por supuesto, ya que no creo que sea un tema en absoluto polémico. Pero es indudable que hay un cierto sector del mundo rolero que ve con malos ojos que pudiera existir la figura de un Dungeon Master que cobre por dirigir. ¿Por qué? Es algo que llevo mucho tiempo intentando comprender, así que cada vez que este tema salta a la palestra (de forma anual, mes arriba, mes abajo) vuelvo a leer todos esos comentarios e intento entender su punto de vista.

¿Es lícito que un Dungeon Master cobre por dirigir? ¿Es malo para el rol? ¿Es malo para los jugadores? ¿Qué implica esto? Estas son algunas de las preguntas sobre las que voy a reflexionar un rato.

En primer lugar: ojalá poder vivir del rol. Lo digo sinceramente. Sería algo precioso... que sé que nunca va a ocurrir. A ver, no quiero quitaros la ilusión, romper vuestros sueños, y tampoco digo que sea totalmente imposible, pero me siento en la obligación de advertir que si hay alguno de vosotros que quiere hacerse millonario editando un juego de rol o retransmitiendo vuestras partidas online, mejor que se dedique a otra cosa. De hecho, si pretendéis simplemente ganaros la vida con el rol, sin depender de ningún otro trabajo, también os deseo la mejor de las suertes, pero id preparados para los portazos y las desilusiones. Os lo dice alguien que dejó de trabajar en la prensa del videojuego a pesar de que adoraba ese trabajo porque los sueldos estaban por debajo del índice de pobreza. 

Dicho esto: no se me ocurre por qué el hecho de que alguien tenga la suerte de poder cobrar por dirigir rol pueda ser malo o perjudicial, ni para los demás ni para el rol en sí. En serio, no hay ni una sola razón. Intento comprender los argumentos críticos pero, sencillamente, soy incapaz.

En primer lugar: hay directores profesionales desde que nacieron los juegos de rol. ¿Qué hacía Gary Gygax sino cobrar por dirigir? Cualquier persona que haya dirigido partidas de prueba de un juego que vaya a ser publicado y que esté en nómina de la editorial, es un director profesional, ya que cobra por ello: es su trabajo. Si atendemos a lo otro, a la persona que cobra por dirigir partidas de rol a particulares, mucho me temo para los críticos que también es algo que existe desde hace mucho tiempo. De hecho, la última vez que salió este tema a colación fue a raíz de un artículo de Bloomberg. Casi nada, uno de los medios económicos más importantes del mundo. Un año antes, lo abordó Wired.

Quiero decir: está ya pasando. Hay directores de juego profesionales que viven de esto, más fuera de España, sobre todo en el mundo sajón, pero existen desde hace décadas: ¿ha influido esto en la calidad o cantidad de los juegos de rol que se publican? ¿Alguien en su sano juicio puede decir que ahora tenemos menos oferta de juegos que hace 20 años? ¿Alguien puede negar que los mecenazgos no han ayudado a que vean la luz proyectos la mar de interesantes? ¿Alguien puede rebatir que los juegos de rol "indies" no han revolucionado el sector y que muchas de las licencias más importantes han tomado prestadas algunas de sus mecánicas en las últimas ediciones de sus reglas? 

Opinión - Cobrar por ser Dungeon Master - Dungeons & Dragons

¿Cómo a ti, jugador de rol aficionado (aficionado en calidad de que no cobras, en oposición a profesional) puede afectarte el hecho de que alguien esté cobrando por dirigir una partida? Y más importante todavía, ¿qué ha provocado que surja la figura del director de juego profesional? ¿No es razonable pensar que si se ha asentado y prolifera puede ser porque existe una demanda, que está cubriendo un espacio que tenía cierta demanda? 

Desde mi punto de vista, un aficionado al rol que se queja de que alguien cobre por dirigir rol es el equivalente a que un aficionado al fútbol se queje de que haya una liga profesional. O que un actor aficionado cargue contra la estrella de Hollywood que se embolsa por una película más dinero del que él jamás verá en toda su vida. Yo podría entender la queja en sentido contrario: que todos los directores de juego fueran profesionales y, de pronto, apareciera alguien haciendo ese trabajo gratis, perjudicando de alguna forma a los que se ven obligados a bajar los precios para competir. No digo que lo comparta, sino que podría entender cierta lógica en esa queja de "competencia desleal", pero aquí estamos hablando de todo lo contrario.

¿Por qué surge la figura del director de juego profesional? Pues porque existe una demanda de dicha figura. Pongamos por caso que un grupo de amigos quiere probar lo que es jugar a Dungeons & Dragons. Han oído hablar de ello y quieren darle un tiento, pero no conocen a absolutamente a nadie del mundillo. Y, de pronto, investigan y ven que alguien está dispuesto a pasar una tarde con ellos por una tarifa más barata que ir al cine y tomar algo a la salida una tarde cualquiera, más barato que pasar una noche de sábado con los amigos tomando un par de copas. ¿Por qué no es lícito que contraten a esa persona para probar el rol? 

A lo mejor la figura del director de juego profesional evoca cierta tranquilidad. Quiero decir, que si acudes a alguien profesional es porque se le presupone un buen hacer, que se le da bien. ¿No será mejor que te dirija alguien que sabe, que se dedica a eso, que no que uno del grupo se empolle un libro de reglas para probar un par de tarde a ver si les gusta? 

De la misma manera, imaginemos a un grupo de personas que quieren jugar al rol, da igual que sea la primera vez o que, sencillamente, tengan una tarde tonta. ¿Por qué no pueden contratar a alguien para que les dirija? ¿De qué manera daña eso a este augusto juego? Los motivos, los que sean: quieren jugar una partida rápida y ninguno quiere dirigir, el dungeon master de toda la vida está harto y quiere ser jugador un par de sesiones, pero ninguno de los amigos se anima a dirigir, quieren jugar a un juego en concreto pero nadie quiere leerse el manual entero para comenzar a dirigir la partida... ¿Qué más da? ¿Por qué no pueden contratar a nadie? 

Opinión - Cobrar por ser Dungeon Master - Director de Juego

Y también, por supuesto, tenemos el fenómeno fan. Quiero decir, a mi me encantaría que Matt Mercer o Deborah Ann Woll me dirigieran una partida. Pero también Sirio Sesenra o Hiromi, por citar dos ejemplos más cercanos y plausibles. Algunos directores de juego son capaces de imprimir un estilo muy personal a sus partidas y generan experiencias únicas, que algunos aficionados pueden querer disfrutar. ¿Por qué no? Si un director de juego profesional tiene una reputación, ¿por qué no permitirle explotarla? 

De hecho, una de las críticas más comunes que he leído al respecto es la que, directamente, acusa de soberbia y de ego subido a aquellas personas que se ofrecen a dirigir por una tarifa. Y ahí ya me ha explotado totalmente la cabeza. ¿Por qué cobrar por dirigir tendría que ir asociado con la soberbia? ¿Acaso un albañil es más chulo por cobrar construyendo una casa? ¿Acaso un cocinero tiene un ego desmedido por preparar una cena en su restaurante? ¿Puede ser que un contable se pueda pavonear de forma irrespetuosa por cuadrar un balance? 

De la misma manera, hay críticos que hablan de que se convierte una afición en un negocio. Damas, caballeros y bardos presentes... El rol ya es un negocio. De hecho, es principalmente un negocio, como todas las aficiones por otra parte. Hay libros, dados, miniaturas, pinturas, escenografías, más juegos, revisiones de reglas, suplementos de reglas, más libros aún, dados, más dados, MUCHOS más dados... Basta con ir a una tienda especializada y ver todo el negocio que hay montado alrededor del rol. Y no se nos ocurre decir que vaya vergüenza los de las editoriales que mercantilizan nuestra afición. 

Hay algo muy importante que esta gente pasa por alto: cobrar por dirigir es totalmente compatible con el hecho de que, si alguien quiere disfrutar del rol, no tenga que pagar nada... salvo los manuales. Breve disclaimer para recordaros que piratear y descargarse el PDF es una guarrada que SÍ que se carga la industria del rol. Tú sigues pudiendo quedar con tus amigos y disfrutar la tarde entera por el precio de una merienda y unas cuántas pizzas. 

No son casos sustitutivos, sino que pueden coexistir. Si alguien quiere pagar, por el motivo que sea, porque le dirijan al rol, está en su derecho a no ser juzgado. Tan sencillo como eso: te callas, porque el tema no va contigo. Puede que nunca lo hagas, que no lo necesites, o también que te mueras de envidia porque haya gente que pueda vivir de eso y tú no (me remito a mi preámbulo, unos pocos párrafos más arriba), pero eso no te da derecho a despreciar tanto a los que pagan como a los que cobran. 

Al, final, todo se reduce a la misma máxima de siempre: dejad que la gente disfrute de sus aficiones como mejor le parezca y no queráis imponer vuestro puto punto de vista de mierda a base de menospreciar a los demás. 







Comentarios

  1. La verdad es que cobrar por dirigir una partida lo veo genial. Los jugadores deciden si quieren o no apuntarse. Seria como apuntarse a una excursión, donde el guía te dirá dónde mirar, que elementos son curiosos, etc...

    Por lo menos es como yo lo veo.
    Pero también es cierto que alguno tras la experiencia no repita, tal vez porque no les guste como dirija ese director, o porque algo no le acaba de encajar.
    Y eso es normal, no todos los días la partida será épica, misteriosa, y serás el foco de atención. Sino que a veces unas son más emocionantes que otras. O el máster está menos inspirado ese día.

    Pero ojalá la gente pudiese vivir de esto, quien sabe si con el tiempo...
    Existe gente viviendo de hacer streaming de videojuegos, así que porque no?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario